UETI

Una ola de explosiones ha sacudido Bruselas a primera hora de este martes en una cadena de ataques que se han cobrado al menos 34 vidas y han dejado más de un centenar de heridos. Dos detonaciones han tenido lugar en el aeropuerto Zaventem de la capital belga y una tercera se ha registrado en la estación de metro de Maelbeek, situada en la calle de la Loi, cerca del edificio de la Comisión Europea.

Las primeras explosiones se han producido en torno a las 07.45 horas de la mañana en la terminal de salidas del aeropuerto de la ciudad. Al menos 14 personas han muerto, según la ministra de Sanidad belga Maggie De Block, y 92 han resultado heridas en este punto, donde las autoridades de seguridad han hallado un cinturón bomba que no ha sido activado y un Kalashnikov junto al cuerpo sin vida del presunto atacante.

La bomba en el metro ha estallado a las 09.11 horas y ha afectado a la línea que circulaba en dirección d'Arts-Loi. La empresa de transportes belga STIB ha confirmado que al menos 20 personas han fallecido en Maelbeek, otras 17 se encuentran en estado crítico y hay 89 heridos de diversa consideración.

"Éste es el día más negro de la Historia de nuestro país desde la Segunda Guerra Mundial", ha dicho Bart De Weber, presidente de la Nueva Alianza Flamenca antes de dirigirse al cuartel general de la Policía Local de Amberes para analizar la situación y coordinar las medidas que llevarán a cabo.

En una breve comparecencia ante los medios, el primer ministro belga, Charles Michel, ha mostrado su tristeza por el ataque y ha apelado a "la solidaridad" de los belgas para afrontar este momento. "Temíamos un ataque terrorista y finalmente ha ocurrido", ha añadido, confirmando la versión de la Fiscalía, que había avanzado unas horas antes la hipótesis del atentado terrorista.

Próximos eventos

Clique no evento para visualizar detalhes